Aeropuerto de Lisboa

Aeropuerto de Lisboa

El aeropuerto de Lisboa es el mayor de los tres aeropuertos internacionales de Portugal -junto con los de Oporto y Faro-. Está situado al norte de la ciudad, muy cerca del casco urbano y muy bien comunicada con éste.

El aeropuerto de Lisboa se llama, en realidad, Aeroporto da Portela y fue inaugurado en 1942. No está entre los mayores aeropuertos de Europa, pero cuenta con un tamaño medio, dos pistas y numerosas conexiones internacionales. Para poder hacernos una idea, en el año 2013 tuvo un movimiento de más de 16 millones de pasajeros, lejos de los 72 del londinense de Heathrow o los 39 de Madrid-Barajas.

Esto hace que el aeropuerto sea cómodo de transitar, sin que haya demasiadas distancias entre puertas o de la zona de facturación a la de embarque y que la recogida de equipajes pueda ser también bastante rápida.

Aparte de las conexiones con destinos europeos y norteamericanos, son especialmente relevantes las conexiones que tiene con las antiguas colonias portuguesas de África -Angola, Mozambique, Guinea Bissau, Santo Tomé y Príncipe y Cabo Verde- y con Brasil.

El aeropuerto está situado junto a la Segunda Circular -una de las autopistas de circunvalación de Lisboa- y también muy cerca del casco urbano, lo que hace que los desplazamientos hasta allí sean cortos y rápidos. Desde hace unos años hay, también, una estación del metro de Lisboa en el mismo recinto del aeropuerto y en la misma salida de la terminal hay una parada de autobús a la que sirven varias líneas de autobuses urbanos y el autobús especial aerobus.

La proximidad con el casco urbano de Lisboa provoca dos situaciones curiosas: La primera es que la principal ruta de entrada de los aviones a la ciudad es de sur a norte, lo que nos permite tener unas vistas fantásticas de todo el centro de la ciudad durante el aterrizaje si vamos en un asiento de ventanilla, como se puede apreciar en este vídeo.

La segunda peculiaridad es que, desde zonas del norte de la ciudad como Campo Grande, los aviones que llegan al aeropuerto de Portela se ven desde muy cerca y son bastante ruidosos.

Cómo ir del aeropuerto de Lisboa al centro

Es muy fácil y rápido ir del centro de Lisboa al aeropuerto. Lo más cómodo es el metro, que tiene una estación de la línea roja en el recinto desde el año 2012. La línea del metro de Lisboa que sirve al aeropuerto es la roja, que es la que va también a la estación de Oriente y a la zona de Parque das Naçoes (y llega hasta allí en muy pocas paradas). Da algo de rodeo para llegar al centro moderno de la ciudad, pero tiene transbordo con todas las otras líneas. Es una línea nueva y rápida y en menos de una hora nos llevará a cualquier punto de la ciudad comunicado con el metro.

La otra opción para ir en transporte público es el autobús. Hay dos opciones principales: Por una parte, el autobús especial Aerobus, con dos líneas, rápido y con paradas en los principales puntos de interés de la ciudad. Su billete es algo más caro que el del autobús urbano (3,50€ en 2014), pero es válido para 24 horas. Por otro lado, hay varias líneas de autobuses urbanos de Lisboa que tienen parada en la terminal de llegadas. Dependiendo de nuestro destino final, podremos tomar uno u otro. Podemos consultar las líneas y horarios en la web de Carris.

Los recorridos en taxi suelen ser cortos y relativamente baratos (alrededor de 15 euros para un viaje a la plaza de Marqués de Pombal). Un truco para que sean un poco más baratos es no tomarlos en la terminal de llegadas, sino desplazarse unos 200 metros a la de salidas, con lo que siempre se puede ahorrar un poco de tiempo o distancia.

Artículos relacionados

Publicada en la sección transporte en Lisboa, vida y curiosidades de Lisboa.

Artículos más recientes

lisboa en un dia

Lisboa en un día

Es una pena pasar por Lisboa y tener sólo un día para verla, pero si no tienes mucho tiempo libre para conocerla, aquí te damos una idea para ver lo más destacado de ella en apenas 24 horas.

Excursion centro Lisboa

Visita guiada a pie por el centro de Lisboa

Ésta es la excursión ideal para quien quiere llegar con buen pie a la ciudad. Es un pequeño recorrido por el centro de Lisboa, de unas tres horas de duración, donde se recorren las principales zonas de la Baixa, el Chiado y Alfama acompañados por un guía turístico local que habla español.