Peninsula de Troia

Troia y Setúbal

A unos 50 kilómetros al sur de Lisboa se encuentra la ciudad de Setúbal, tradicionalmente industrial y portuaria. No es un lugar especialmente turístico, pero en sus alrededores cuenta con zonas de mucho interés como Sesimbra, la Sierra da Arrábida o la Península de Troia.

De Sesimbra ya hablamos en este artículo, así que es el momento de hablar de la ciudad de Setúbal y de la Península de Troia, que también son una excursión de un día muy habituales para muchos lisboetas. Especialmente Troia, por sus playas.

Setúbal

Setúbal -y su vecina Palmela- tiene fama en Portugal de ser una ciudad industrial. En sus proximidades se encuentra una de las mayores fábricas de automóviles del país y su puerto presume de ser el tercero más importante de Portugal.

Su atractivo turístico se concentra alrededor de un bonito casco histórico peatonal y en la posibilidad de ver los delfines de río en el Sado, pero sobre todo, en sus alrededores. En los últimos años, el despegue urbanístico de la Península de Troia le ha convertido también en la puerta de esta zona de playas.

Si no hemos salido de Lisboa, su centro histórico adoquinado y peatonal de calles estrechas y retorcidas llenas de tiendas tradicionales nos llamará la atención por su encanto. No obstante, si ya nos hemos movido por otras ciudades medianas de Portugal, posiblemente no le encontremos grandes diferencias con lo que hemos visto en ellas.

santa maria graca setubal

Iglesia de Santa Maria da Graça, catedral de Setúbal

Al igual que Lisboa, Setúbal está limitada por el agua, pero no por el mar. La ciudad está situada en el estuario del río Sado y -en su orilla norte- tenemos que desplazarnos unos kilómetros hacia el oeste para llegar al mar, ya en la zona del Parque Natural da Arrábida. En el río hay una pequeña colonia de delfines que podemos avistar en excursiones organizadas o, si tenemos suerte, quizá desde los barcos de Troia.

No obstante, Setúbal es la puerta de la Península de Troia y un lugar agradable para comer, cenar o parar durante nuestro viaje (especialmente si tenemos en cuenta el contraste con los edificios pijos y modernos que nos vamos a encontrar en Troia).

Península de Troia

La Península de Troia ha cambiado mucho en los últimos años. Geográficamente, Troia es una estrecha lengua de terreno ubicada entre la orilla sur del río Sado y el Océano Atlántico, famosa por sus dunas y sus playas. En los años 70, un proyecto urbanístico intentó levantar unas torres de apartamentos en la zona, pero -por problemas con la constructora- quedaron sólo las estructuras. Durante varios años, Troia parecía una zona fantasma dominada por los esqueletos de esas torres, que servía poco más que de paso entre Setúbal y la Costa del Alentejo.

Hasta que en la década pasada, cayeron las torres, y surgieron nuevos proyectos urbanísticos que convirtieron a Troia en un centro turístico de alto standing, con edificios de apartamentos pequeños, un puerto deportivo, un casino y hasta un centro de congresos. Afortunadamente, las zonas de playas han sido bastante respetadas y hoy Troia alberga algunas de las mejores playas que nos podemos encontrar en los alrededores de Lisboa.

marina troia

Lujoa y reciente Marina de Troia

Las playas de Troia han quedado, afortunadamente, a una cierta distancia del pijísimo puerto deportivo, sus restaurantes de moda y los bloques de apartamentos, pero los senderos para movernos por la zona están bien marcados.

Podemos elegir entre bañarnos en la playa fluvial y la playa en el mar. La playa fluvial de Troia es notablemente más pequeña que la del mar, pero quizá con más encanto, con el agua un poco más caliente y vistas fantásticas de la Sierra da Arrábida y Setúbal al fondo. Pese a lo que pudiera pensarse, el agua es bastante buena para el baño.

Por su parte, simplemente caminando unos 500 metros desde la playa fluvial tenemos una playa enorme en la costa del Océano Atlántico. Es una playa tradicional, similar a muchas otras de la Costa del Alentejo: grandes extensiones de arena blanca y fina y playas muy abiertas, con aguas frías.

playa troia

Playa de la Península de Troia, en el lado de la costa Atlántica.

Ir de Lisboa a Troia

Para llegar a la Península de Troia tenemos que tomar un ferry en Setúbal (que no es barato, por cierto). Si vamos en coche, mejor dejarlo en Setúbal, ya que en Troia no lo necesitaremos. La excepción es si queremos continuar nuestro viaje por otras playas de la zona del Alentejo, en cuyo caso sí que podemos embarcarlo en el ferry. Hay dos tipos diferentes de barco: el catamarán de pasajeros y el ferry para vehículos.

Hasta Setúbal podemos llegar muy fácilmente en coche o en tren y el muelle del barco del ferry. Hay servicios de tren y autobús directos desde Lisboa y, por el Puente 25 de Abril, tenemos autopista todo el trayecto.

Troia es una buena excursión de playa desde Lisboa que podemos combinar con visitas por la zona. Si tenemos tiempo y vamos en coche, podemos desviarnos desde Setúbal a Sesimbra para disfrutar de sus restaurantes de pescado o de las vistas de los acantilados de Cabo Espichel y también es agradable siempre un paseo por el centro de Setúbal.

Anterior: Sesimbra

Artículos relacionados

Publicada en la sección excursiones en Lisboa y habla sobre , .

Artículos más recientes

Lisboa en 3 días

Qué ver en Lisboa en tres días

Tres días es ya un tiempo bastante razonable para hacer una visita con calma por Lisboa e, incluso, alguna excursión por sus alrededores. En este artículo os hacemos una sugerencia de ruta con ideas de que ver en Lisboa en tres días.

Pensiones Lisboa

7 opciones muy baratas para dormir en Lisboa

Si queremos alojarnos en Lisboa por un precio muy económico, podemos recurrir a las pensiones. Muchas de las pensiones de Lisboa están situadas en la Baixa y nos ofrecen una localización perfecta para visitar el centro histórico de la ciudad. Ésta es una selección de buenas pensiones en Lisboa.