castelo dos mouros

Castelo dos Mouros de Sintra

El Castelo dos Mouros (Castillo de los Moros en español) se asocia en muchas ocasiones con el vecino Palacio da Pena como los dos grandes atractivos de Sintra. Sin embargo, aparte de su vecindad, poco tienen que ver entre ellos.

Ambos están separados por apenas unos cientos de metros sobre una de las colinas de la Sierra de Sintra que rodean la bella y turística ciudad. Sin embargo, sólo comparten su ubicación en medio de la naturaleza, estar separados unos cientos de metros y su gran interés turístico.

El Palacio da Pena es un palacio del siglo XIX, que fue construido como palacio de verano para el descanso de la Familia Real. Sin embargo, el Castelo dos Mouros nació en el siglo VIII como una fortaleza militar durante la ocupación musulmana y tenía como objetivo la defensa de la colina contra las incursiones de los soldados cristianos.

Por tanto, al visitar el Castelo dos Mouros tenemos que tener presente que no tiene nada que ver con la cuidada decoración y los colores del Palacio da Pena, que recuerda más a un palacio de cuento que a otra cosa (aquí os contamos cómo reservar entradas para visitarlo).

El Castillo de Sintra es mucho más antiguo, nació como una edificación militar y destaca por sus murallas y las vistas que tiene de todo el valle. Evidentemente, el estado de conservación también es mucho peor, con lo que -al visitarlo- debemos tener en cuenta que lo que vamos a ver son, sobre todo, restos de murallas y fortificaciones de piedra, aparte de una vista sensacional.

De la fortaleza original quedan torreones y murallas por las que podemos pasear, contemplando vistas de toda la Sierra hasta el Océano, así como de la parte más histórica de la ciudad. Quizá no sea tan llamativo, ni esté tan renovado como el Castelo de Sao Jorge de Lisboa, pero le aventaja en entorno y vistas.

Cómo llegar y conseguir entradas para el Castelo dos Mouros

La entrada al Castelo dos Mouros está situada junto a la misma carretera que nos lleva hasta el Palacio da Pena, por lo que el acceso desde el centro del pueblo es similar: si vamos en coche, podemos tomar la carretera y esperar a tener suerte y poder dejar el coche en alguno de los aparcamientos de la parte alta. Si no tenemos problemas de movilidad y queremos ver los dos, lo mejor es desplazarnos de uno a otro a pie.

Si no vamos en coche o preferimos dejarlo en otro punto de Sintra, tenemos dos opciones para llegar hasta allí: caminar o tomar el autobús turístico de la línea circular 434, que parte de la estación de ferrocarril y el centro de Sintra para llevarnos hasta los lugares de interés de la parte más alta.

Foto de Dani Bento via Wikimedia Commons. Licencia CC3.0.

Por su parte, si preferimos caminar, tenemos un par de senderos que nos llevan desde el centro de Sintra hasta lo alto de la colina. Están bien señalizados, van por mitad de un bosque realmente bonito y no son difíciles en absoluto, aunque sí que hay que decir que son de constante subida y pueden resultar algo cansados, si no estamos en forma. La bajada es mucho más sencilla, no obstante.

El acceso al Castelo dos Mouros no tiene tantas limitaciones como el acceso al Palacio de Pena, por lo que no es tan importante reservar la entrada con antelación como lo es allí. No obstante, si queremos hacer el combo de ver los dos lugares en una única visita -lo que tiene bastante sentido, teniendo en cuenta que uno está al lado del otro-, podemos comprar las entradas online desde aquí y ahorrarnos el tiempo de espera en la cola de la taquilla o posibles sorpresas desagradables a la hora de garantizarnos el acceso.

Otras cosas que ver en Sintra

Si bien el Palacio da Pena y el Castelo dos Mouros son los dos grandes puntos de interés que no podemos dejar de ver en Sintra, esta pequeña y encantadora ciudad vecina a Lisboa tiene también otros puntos de interés para los que merece mucho la pena sacar un rato. De hecho, podríamos pasarnos todo un día en ella.

En el centro histórico de la ciudad podemos acercarnos por el Palacio Nacional– inconfundible por sus chimeneas cónicas-, con una importante colección de arte y mobiliario relacionados con diferentes etapas de la historia de Portugal. Cerca de él, encontramos también el Museo del Juguete, que podría ser interesante para visitar, especialmente si viajamos con niños.

Algo más alejada, pero también muy recomendable, tenemos también la visita de la Quinta da Regaleira, un palacio especialmente popular por sus jardines y sus pintorescas grutas. Algo menos popular que los edificios de la cima de la colina, pero muy agradable y relajante para visitar.

Y, por supuesto, cuando llega el verano podemos tomar también el Tranvía de Praia das Maças, que nos deja en la costa. O, si queremos disfrutar de paisajes naturales especiales, también tenemos la posibilidad de acercarnos a los acantilados de Cabo da Roca, el punto más occidental del continente europeo.

Incluso, si somos ambiciosos en nuestras visitas, podemos hacer una ruta de un día desde Lisboa pasando por Sintra, Cabo de Roca, Cascais y Estoril.

Artículos relacionados

Publicada en la sección excursiones en Lisboa y habla sobre .

Artículos más recientes

Lisboa Card
Lisboa Card

La Lisboa Card es la tarjeta turística de Lisboa. Incluye el transporte público de Lisboa, entradas a algunos de sus monumentos más importantes y descuentos en otros monumentos y atracciones. Os contamos cómo podéis conseguirla, cuánto cuesta y si compensa comprarla.

lisboa en un dia
Lisboa en un día

Es una pena pasar por Lisboa y tener sólo un día para verla, pero si no tienes mucho tiempo libre para conocerla, aquí te damos una idea para ver lo más destacado de ella en apenas 24 horas.